16 jun. 2009

Séptima Etapa. Wroclaw(Breslavia)

Wroclaw no estaba en ninguna de nuestras previsiones de ciudades a visitar, pero al diseñar la ruta, y ver los tiempos, distancias, etc, nos pareció un lugar apropiado para hacer una escala antes de llegar a Berlín, nuestro destino final. 
Supongo que cuando no esperas nada de algo, cualquier sorpresa positiva es bienvenida y te llena aún más. Algo así ocurrió con Wroclaw. Aparte de su díficil pronunciación, poco más sabiamos de esta, a la postre, preciosa y coqueta ciudad.
Veníamos muy impresionados y sorprendidos por Cracovia, y por extensión de Polonia. El país se ha preparado muy bien para el turismo. Las ciudades están limpias y bien cuidadas, y hay una amplia oferta de diferentes actividades para el ocio. A este lugar, como a muchos otros, le llaman la Venecia del Norte. Obviamente, la ciudad tiene canales, pero ni mucho menos del estilo de Venecia. Ya podrían los redactores de guías de viajes, usar un poco más la imaginación.
En el pasado Wroclaw, llamada Breslau, fue la segunda ciudad en importancia del imperio alemán.  
Tiene su origen en la Isla de la Catedral (Ostrów Tumski), donde los primero habitantes eslavos se asentaron en el siglo IX. Hacia el año 1000 se construyó allí la iglesia episcopal, y hasta el ataque de los tártaros en el año 1241, Ostrów Tumski fue la residencia de los duques de Piast. 
Aparte de esta bonita catedral, hay unas 120 iglesias más, lo que no hace más que alimentar ese "aroma" religioso que inunda Polonia, y como no, Wroclaw.


Estuvimos toda la tarde haciendo una paronámica de todo Wroclaw, ayudados por un divertido juego :buscar todos los duendes repartidos por la ciudad.


Hay numerosos duendes, que representan diferentes cosas, escondidos por todos los rincones. Julián se empeñó en encontrarlos a todos, jeje. Pero creo que no lo consiguió finalmente. Es una forma muy tonta, aunque divertida de pasar una tarde de turismo por Wroclaw.
Como en toda Polonia, los precios son asequibles al bolsillo español (bueno, ahora con la crisis no se yo...). Por la noche cenamos en un restaurante en la plaza del mercado. Bueno, bonito y barato. O al menos eso recuerdo. Esta plaza es el centro neurálgico, y conserva ese aire centroeuropeo tan encantador.
No tengo mucho más que decir, que no podaís buscar en "google". La impresión, reforzada aún más después de hacer pequeñas búsquedas para hacer el post, es que la ciudad merece mucho la pena y que me quedaron bastantes cosas por ver.  
Os dejo unas pocas fotos de Wroclaw, como siempre.


Nota: El viaje prosiguió hacía Berlín, a la mañana siguiente. En Berlín estuvimos 4 días, en los cuales Lena enfermó, y estuvo en cama prácticamente todo el tiempo. Así que no tengo practicamente más información para ofrecer. Os remito a los post del año anterior en esta misma ciudad(Berlin I,Berlin II,Berlin III,Berlin IV), y algunas fotos del año 2008.




1 comentarios:

sue dijo...

Vaya, todo un descubrimiento. Interesante y bonito lugar.
Un saludo.