21 jul. 2008

Chernobyl (Чернобыль), la otra ciudad


El programa emitido por Cuatro, del "enigmático" Iker Jiménez sobre Chernobil, parece que ha sacado a la luz de nuevo el gran problema surgido a raíz de aquella desgracia. Aun no lo he podido ver. Pero estoy en ellos. En unos días lo dispondré y haré un visionado de el. He visto muchos documentales sobre Chernobil y seguro que este no dice nada nuevo. Seguro que hace referencias a apocalipsis anunciados de visionarios o profetas. Seguro que juega con las fechas o nombres de lugares para hacer interpretaciones de lo mas escabroso. Y también echara la culpa de esto al comunismo más secreto y tenebroso de la historia. Os digo que aun no lo he visto, por si alguno que si lo ha hecho se queda sorprendido por la coincidencia de mi análisis previo y el documental en si. Espero que no sea así y que de verdad sea algo interesante.

Para daros otra información y otro punto de visto sobre Chernobyl distinto os dejo esto: La gran paradoja de Chernobyl
Siempre había imaginado Chernóbil como un gigantesco aparcamiento, gris e inerte. Parecía el último lugar de la Tierra para estudiar historia natural. Pero lo que me encontré fue un asombroso nuevo ecosistema que desafiaba mis lúgubres pensamientos.La evacuación de más de 300.000 personas de una zona de exclusión alrededor del reactor fue una dramática interrupción de sus vidas. Pero permitió que la vida volviera a un área de 4.700 km2, casi dos veces la superficie de Luxemburgo.
Durante más de 20 visitas a la zona, he visto lobos a plena luz del día, escuchado la llamada de un lince en peligro de extinción al anochecer y pasado horas en comunión con una manada de caballos de Przewalski liberada de manera experimental en el área. Todos son radiactivos. Pero, para sorpresa de casi cualquiera, también florecientes.
La frontera entre Ucrania y Bielorrusia parte la zona de exclusión en dos regiones más o menos similares, pero esto no tiene significado para la fauna salvaje. En una ocasión, al aparecer un solitario oso pardo, los ucranianos pensaron que llegaba de Bielorrusia, y los bielorrusos pensaron que venía de Ucrania. En cuanto al oso, desapareció, sin dejar pistas ni de su origen ni de su destino.
Las aves también son indiferentes a las fronteras, pero no a la presencia de los seres humanos. Hasta 280 especies de aves han aparecido en el entorno de Chernóbil, incluyendo raros ejemplares de la cigüeña negra y el carricerín cejudo.
Mi encuentro más memorable con aves de Chernóbil fue en una ciénaga de turba muy contaminada en Bielorrusia. Docenas de cigüeñas negras agujereaban el aire sobre nuestra furgoneta con sus picos rojos. Miles de patos despegaban formando una especie de tornado. Una bandada de cisnes blancos, garzas reales y garzas blancas se adentraba en los humedales.

“Es tan bonito”, murmuré. “Y radiactivo”, dijo mi guía. “Si no hubiera radiactividad –respondí–, habría una granja, y no habría aves”.

Ésta es la gran paradoja de Chernóbil. El peor desastre nuclear de la historia causó estragos en la vida de las personas y convirtió en inhabitable un extenso territorio. Pero en ausencia de humanos, no es sólo que la vida salvaje vaya bien, es que es floreciente, bella... Y radiactiva.

Por Mary Mycio, autora del libro Wormwood forest: a natural history of ChernobylJoseph Henry Press, 2005) (

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No hables con prejuicios de Iker JImenez. Te sorprenderá lo que ha hecho. Y habla de la naturaleza del verdor, del regreso de la vida. Ha hecho un trabajo excepcional , dos horas que han removido más conciencias que ualqueir reportaje anterior, que cualquier libro. Te lo aseguro. Y eso hay que agradecérselo.

A corderetas con mi alma dijo...

Yo no puedo opinar de Iker porque jamás lo veo. Pero querido Lugh, gracias por enseñarnos que hay vida después de un desastre como ese. Porque, ignorante de mí, yo lo desconocía por completo.

lugh dijo...

He terminado de ver el documental...La primera parte, antes del apocalipsis del ajenjo, usa las imagenes de otro documental donde simulaban lo que ocurrio aquel desastroso dia. Han copiado poniendo otra narracion mas personal, al estilo de Iker. Pero nada nuevo, todo sabido y mas que sabido. Insistiendo en que la Union Sovietica queria ocultarlo todo...Vamos, que si hubiera pasado en EEUU, lo hubieran publicado a los 4 vientos....
Despues se han recreado en el horror de una familia que sufrio las terribles consecuencias de la radiacion, recreando una secuencia del hospital donde el hombre echaba trozos de higado y pulmones por la garganta. Fue terrible, y todos sabemos los efectos de la radiacion. No hay que dramatizar mas aun.
Y la segunda parte empieza con el tema del apocalipsis de San Juan. El Ajenjo...Cherno en ucraniano y ruso es una raiz para decir negro, y como dicen en el documetal, Chernobilka, hierbecita negra, o algo asi. Ajenjo, bueno, tambien cualquier hierba que tenga raices oscuras...Y de ahi hasta el final todo son referencias al ajenjo y a como es el principio del fin del mundo...En resumen, patetico. Un show, un espectaculo mas, pero nada serio.